martes, 18 de mayo de 2010

Curar heridas de amor

Hay que tomar unas cuantas hojas de melisa y una copa, con ella se va a una cascada, o donde corra agua limpia. Siéntate en el lugar y observa las burbujas del agua, sintiendo todo el dolor de tu corazón y sin hacer nada por evitar ese dolor. Toma agua en la copa y coloca en ella las hojas de melisa, que tiene la propiedad de suavizar las heridas y temores. Al beber el agua, pronuncia las siguientes palabras:
Este agua para curar, esta hierba para aliviar, ¡vuelvo a ser feliz!
Al regresar a casa lleva contigo una jarra de agua de la cascada. Coloca algo de melisa fresca en un florero, con esa agua y ponlo cerca de tu cama. Déjalo allí durante tres noches, a la tercera mañana, te sentirás bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario