sábado, 12 de septiembre de 2009

El escarabajo

Tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección. Como amuleto asegura una muerte digna con un feliz tránsito.

Al parecer, los egipcios mantienen la creencia de que esta especie animal carece de hembras, así que cuando el macho quiere engendrar, forma una bola de estiércol con sus patas traseras, durante un recorrido que siempre se direge del este hacia el oeste, imitando el movimiento del Sol. En la bola deposita su simiente y la entierra durante un tiempo para despues desenterrarla y arrojarla al agua. Más tarde, de ella nace un nuevo escarabajo. De ahí la analogía con el hombre que muere y es enterrado para después renacer, tras su paso por las aguas, a una nueva vida. El valor del escarabajo como amuleto se mantiene, representado en el escarabajo egipcio de color azul. Se trata de un amuleto que atrae la buena suerte en momentos difíciles y cambios importantes; el color azul produce una sensación de calma y profundidad, a la vez que favorece el espíritu de aventura y el desapego material.

No hay comentarios:

Publicar un comentario