sábado, 12 de septiembre de 2009

Ankh o cruz ansada de los egipcios

La cruz ansada, junto con el ojo de Udjat y el escarabajo, componen la trilogía de amuletos más característicos del antiguo Egipto. Su imagen es similar a la cruz cristiana; únicamente varía la parte superior, que presenta una forma ovalada a modo de argolla o asa.

Los egipcios consideraban a esta cruz como el símbolo de la vida, y era uno de los principales atributos de la diosa Isis, que fue quien consiguió devolver la vida a su esposo y hermano Osiris. Aunque en realidad, la mayoría de los dioses, en su calidad de inmortales, la llevaban.

Son muy numerosos los grabados y esculturas en los que aparece un dios o diosa con la cruz en la mano, acercándola ala nariz de algún otro dios o protegido. Con este gesto, el portador de la cruz insuflaba aliendo de la vida al otro, quien a su vez, lo recibía a través de las ventanas de su nariz.

La cruz ansada representa la vida en un amplio concepto, la que no acaba con la muerte, la que resurge y continúa. Por eso, se aplicaba a la frente de los faraones, para que su visión de la eternidad prevaleciera durante todo su mandato, por encima de cualquier contratiempo. Favorece la longevidad y la sabiduría de quien ha vivido muchas vidas.

1 comentario:

  1. es una exselente pajina wep q ayuda muxo a la jente

    ResponderEliminar