viernes, 10 de julio de 2009

Para convertir en aliado a un enemigo:

Se deberá conseguir la fotografía del enemigo, de no ser posible se escribirá el nombre completo con la fecha de nacimiento del mismo, en una hoja de pergamino. Se prenderá un sahumerio de jazmín o de violetas, y a través de su humo se pasará la foto o el pergamino. Mientras se realiza esto se deberá repetir tres veces: "Poderoso enemigo, hazte mi aliado, olvídate de todas las maldades que tienes reservadas para mí. Conviértete en mi aliado". Luego en una caja pequeña con tapa, coloque el pergamino o la foto con una piedra de berilo. Complete la caja con hojas de lavanda, tápela y luego póngala en un lugar al que no accedan los curiosos. Para que los resultados sean el cien por ciento positivos se deberá realizar este conjuro durante una noche de luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario