martes, 9 de junio de 2009

para alejar la maldad de origen desconocido o misterioso

Cada vez que en el cielo luzca la Luna menguante, deberemos esparcir perejil fresco en la cabecera y los pies del interior de nuestra cama. Dormiremos una noche con él y, al día siguiente, lo recogeremos y depositaremos en el interior de un recipiente de vidrio transparente.
Pondremos el mágico elemento encima de la mesita de noche y le introduciremos también una fotografía propia y una estampa, medalla o amuleto en el que tengamos fe.
Cuando llegue la próxima Luna menguante renovaremos el ritual, procederemos a quemar todos los elementos del mismo junto a un buen puñado de romero tirando las cenizas a un lugar donde corra el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario